Struff alcanza en Múnich su primera final de un torneo ATP

Jan-Lennard Struff
Jan-Lennard Struff festeja la victoria en semifinales sobre el bielorruso Ilya Ivashka por 6-4 y 6-1. Foto: Sven Hoppe/dpa

Múnich, 1 may (dpa) – El tenista alemán Jan-Lennard Struff apretó brevemente el puño y evitó cualquier exceso de júbilo al meterse hoy en la primera final de su carrera en el torneo ATP de Múnich.

El jugador de 31 años, actual 44 del escalafón mundial, venció al bielorruso Ilya Ivashka sin problemas en dos sets por 6-4 y 6-1 y se enfrentará en la final con Nikolos Bassilashvili, de Georgia.

“Estoy muy contento”, dijo Struff a la emisora alemana BR, ya con la mira puesta en la final, donde se verá las caras con Casper Ruud o Nikolos Bassilashvili.

Tras la sorprendente eliminación del primer cabeza de serie, el germano Alexander Zverev, frente a Ivashka, Struff será el encargado de buscar el título para los locales.

Después de dos duros duelos a tres sets cada uno, el jugador de casi dos metros de altura pudo incluso guardar algo de energía en un clima marcado por el frío y la humedad. “Pero no fue fácil”, admitió tras la octava semifinal de su carrera ATP, en la que celebró por primera vez una victoria.

Un día después de su batalla de tres horas contra Filip Krajinovic, Struff necesitó un poco para entrar en el partido. Al principio, le faltó precisión en sus tiros y tras unos cuantos errores, el 3-0 fue rápidamente para Ivashka. “Me puso bajo presión muy bien”, relató Struff. “Pero era importante que siguiera resistiendo”.

A diferencia de Zverev el día anterior, Struff encontró una receta contra el juego agresivo del bielorruso. Gracias a sus potentes saques -que Zverev desaprovechó por completo- el integrante del equipo germano de Copa Davis ganó cinco juegos seguidos, incluyendo dos breaks, y tras 48 minutos se hizo con el primer set.

A partir de allí, se engrandeció. Le arrebató el segundo servicio a su rival en la segunda manga y apenas mostró debilidades en su propio saque. Cuando volvió a romper a Ivashka por 4-1, la suerte estaba echada. Después de 1:26 minutos convirtió el primer punto de partido tras una doble falta de Ivashka.

El georgiano Bassilashvili ganó su semifinal contra el noruego Casper Ruud, segundo cabeza de serie, de forma asombrosamente clara, por 6-1 y 6-2.

Struff y Bassilashvili se enfrentaron en el torneo ATP de Cagliari hace poco más de un mes con triunfo para el georgiano.