Connect with us

Cultura

Richter cree que los vitrales de la abadía serán su última gran obra

Published

on

Gerhard Richter desarrolló las coloridas formas y patrones en base a una imagen abstracta mediante repetidas divisiones y reflejos. Foto: Oliver Dietze/dpa

Colonia/Tholey (Alemania), 16 sep (dpa) – El artista contemporáneo más famoso de Alemania, Gerhard Richter, de 88 años, consideró que tres grandes nuevos vitrales para la Abadía Benedictina de Tholey, en el suroeste de Alemania, probablemente serán su última gran obra.

“Este seguro que es mi último trabajo”, aseguró Richter a dpa en Colonia. Asimismo relató que lleva un registro de todas sus obras. “Esto comienza con ‘Mesa’ con el número 1. Y las ventanas tienen el número 957. Sí. Fin”, dijo.

Richter apuntó que no cree que vaya a realizar luego todavía grandes pinturas. “No me lo puedo imaginar. Ahí tendría que suceder un milagro”. Y contó a qué se dedica hoy en día: “Solamente dibujo y hago bocetos para exposiciones. Cosas más chicas”.

También afirmó que está “muy satisfecho” con la implementación de su arte en las nuevas ventanas del coro de la Abadía de Tholey en el Sarre.

“Estoy sorprendido. No me habría permitido ni soñar que esto iría tan bien”, comentó Richter. El artista dio a conocer que no estará presente durante la inauguración el jueves de los tres grandes vitrales, pero que vio fotos cuando estos eran instalados.

Explicó que, si su salud se lo permite, irá a contemplar algún día los vitrales a la recientemente renovada Abadía de Tholey. “Eso sí que lo tengo previsto, pero quién sabe cuándo podrá ser”, comentó.

El artista germano, cuyas obras se venden regularmente por decenas de millones de euros, diseñó los vitrales de forma gratuita para el edificio gótico.

Las ventanas, cada una de ellas de 1,95 por 9,30 metros, serán desveladas el jueves en la abadía. Richter desarrolló las coloridas formas y patrones en base a una imagen abstracta mediante repetidas divisiones y reflejos.

Los motivos proceden de su libro de arte “Patterns”. Las ventanas de Richter fueron fabricadas en Múnich, en los talleres de vidrio Gustav van Treeck.

El artista nacido en Dresde consideró que fue “una linda casualidad” que su arte llegara a Tholey. Cuando llegó la consulta en el verano de 2018 desde el Sarre, justamente se encontraba “jugando con estos patrones”. Y entonces afirmó que “con todo gusto” podían intentar trasladar su arte a esos vitrales.

La Abadía de Tholey, mencionada por primera vez en un documento en el año 634, es considerada el monasterio más antiguo de Alemania. Actualmente viven allí 12 monjes de cinco naciones.

Richter -formado en el este de Alemania en pintura realista clásica- diseñó anteriormente un ventanal para la catedral de Colonia. La ventana del transepto se inauguró en 2007.

sociedad

Destacadas