Relajan prohibición de rasurar barbas en ciudad alemana por pandemia

Foto: Lino Mirgeler/dpa

Oberammergau (Alemania), 23 ene (dpa) – La pandemia de coronavirus llegó a incidir incluso en las disposiciones sobre el crecimiento del cabello y la barba en la localidad bávara de Oberammergau, en Alemania, donde se celebra desde hace casi cuatro siglos el Misterio de la Pasión de Cristo, con la participación de la población.

A partir del Miércoles de Cenizas, un año antes de la famosa representación que se celebra cada diez años, tanto la tijera tradicional como la navaja de afeitar se vuelven tradicionalmente un tabú para todos los actores participantes en la multitudinaria obra.

Pero este año hay tolerancia con respecto a las barbas por razones de prevención de infecciones. “La máscara FFP2 debe poder ajustarse correctamente (al rostro), y si se lleva barba o no, debe decidirlo cada uno por su cuenta”, señaló una portavoz a dpa.

El próximo 17 de febrero, siguiendo la tradición, el director de la obra, Christian Stückl, llamará a todos los actores a que se dejen crecer el cabello y la barba.

“El foco claramente está en el cabello, ya que demora un tiempo hasta que este tenga un cierto largo. La barba naturalmente también es importante, pero en la actual situación no somos tan estrictos”, comentó la vocera.

“Alcanzaría con un tiempo previo de dos a tres meses para tener una barba presentable en el escenario”, detalló.

El Misterio de la Pasión de Cristo muestra los últimos días de la vida de Jesús, su pasión, crucifixión y resurrección. La edición número 42 de la famosa obra, que fue aplazada el año pasado a causa de la pandemia, tendrá lugar del 14 de mayo hasta el 2 de octubre de 2022.

El origen de la representación -en la que participan unos 2.500 habitantes, casi la mitad de la localidad bávara- se remonta al año 1633 como promesa religiosa para alejar el peligro de la peste del pueblo alpino. En 1634 se llevó a cabo la obra por primera vez para repetirla posteriormente cada diez años.

Durante el año pasado, en las calles de la localidad ya se veían tupidas barbas y extensas melenas, tras la cancelación de la obra en marzo poco antes de su inicio, muchos recurrieron a los servicios de navajas de afeitar y tijeras.

Sin embargo, son varios los que no llegarán al Miércoles de Cenizas con una gran cortedad en la materia, dado que debido al confinamiento y las peluquerías cerradas ya cuentan con el llamado “peinado del coronavirus”.