Ministro de Salud alemán advierte contra culpabilización por pandemia

Berlín, 24 ene (dpa) – El ministro de Salud de Alemania, Jens Spahn, advirtió contra el peligro de culpabilizar en la lucha contra la pandemia de coronavirus, en declaraciones que publica hoy el diario “Bild am Sonntag”.

“Debemos tener cuidado de que 2021 no se convierta en el año de la culpabilización. Hablar de los errores y los fracasos es importante. Pero sin que se vuelva implacable. Sin que se trate sólo de descargar la culpa en los demás”, dijo Spahn.

El ministro ya había hecho un llamamiento a la comprensión para las difíciles decisiones políticas en la crisis de la pandemia a su comienzo en abril del año pasado.

En el Bundestag (Parlamento), dijo entonces que “probablemente tendremos que perdonarnos mucho dentro de unos meses”. Se refirió en ese sentido tanto a la política, como a la sociedad y la ciencia.

Con respecto a la segunda ola señaló Spahn que la política y los ciudadanos son corresponsables de las elevadas tasas de infección y las cifras de mortalidad: “Todos teníamos la engañosa sensación de que teníamos al virus bien controlado. Sospechábamos la fuerza con la que podía volver, pero la gran mayoría no quería admitirlo”.

Spahn admitió que el Gobierno y los estados federados alemanes fueron demasiado vacilantes en la lucha contra la pandemia: “Le dimos demasiado espacio al virus. Deberíamos haber tomado medidas más duras ya en octubre, cuando había menos infecciones”.

En su momento, algunos jefes de gobierno regionales se opusieron a un endurecimiento, posición que defendían la canciller Angela Merkel y muchos virólogos. Los escépticos se sintieron apoyados en tanto por parte de la oposición y de los ciudadanos.

Spahn rechazó el levantamiento de las restricciones para las personas vacunadas hasta que hubiera una oferta de vacunación para todos los ciudadanos. Dijo que se trataba de solidaridad.

“Llevamos un año siendo solidarios con esta pandemia. Ahora todos podemos atenernos a las normas durante los meses que faltan para que todo el mundo pueda vacunarse”.

Según Spahn, Alemania ha comprado 200.000 dosis de un nuevo medicamento contra el coronavirus, a un costo de 400 millones de euros.

“A partir de la próxima semana Alemania será el primer país de la Unión Europea en utilizar los anticuerpos monoclonales”, indicó el ministro.

“La administración de estos anticuerpos puede ayudar a los pacientes de riesgo en las primeras fases a prevenir un curso grave de la enfermedad”, explicó Spahn.

El ex presidente de Estados Unidos Donald Trump fue tratado con este tipo de anticuerpos tras su infección por coronavirus.