Los nuevos coches de 2021

Opel Mokka-e
El nuevo Opel Mokka-e ofrece una autonomía de más de 300 kilómetros. Foto: Opel Automobile GmbH/dpa

(dpa) – En los automóviles anunciados para 2021 predominan las propulsiones eléctricas en casi todos los segmentos. Desde China, Lynk & Co, empresa hermana de la sueca Volvo, y la resucitada marca británica MG han anunciado su estreno en Europa.

Pese a la gran presión financiera que enfrentan ambas compañías, las emergentes chinas Nio y Byton también se están preparando para la exportación. Otra novedad es Ioniq, submarca de la coreana Hyundai, que será lanzada como marca puramente eléctrica.

Tanto el Lynk & Co 01, ofrecido como híbrido o enchufable, como el MG ZS, totalmente eléctrico, son, al igual que el Nio ES6 y el Byton M-Byte enchufable, todoterrenos compactos de diseño rústico. El Ioniq 5 también obedece a la tendencia actual de los utilitarios deportivos.

Desde Alemania, Audi ha anunciado el E-Tron Q4, BMW lanza el iX3, Mercedes el EQA y VW el ID.4 y el ID5 con maletero inclinado. Es de mencionar además el tan esperado lanzamiento alemán del Modelo Y de Tesla desde la fábrica aun por terminar cerca de Berlín.

Lexus aporta el UX 300e, el primer coche eléctrico a batería del imperio Toyota, y de las subsidiarias de VW llegan el Skoda Enyaq y el Cupra El-Born como una alternativa deportiva del Seat.

Ford presenta el Mustang Mach-E y Opel el nuevo Mokka, que acorta la distancia entre ambos sistemas de propulsión con una oferta doble de tracción eléctrica y motor de combustión. El Citroën C4 también se ofrece en ambas versiones.

Nissan también apuesta por ambos sistemas, pero con dos modelos. Presentará, por ejemplo, una nueva edición del Qashqai, con un nuevo motor híbrido, y el SUV puramente eléctrico Ariya para los entusiastas de la movilidad 100% eléctrica.

Entre los utilitarios deportivos solo habrá unas pocas novedades que renuncian a la propulsión eléctrica y salen, en los mejor de los casos, con un motor híbrido enchufable: esta propulsión está disponible para el nuevo Hyundai Tucson en la clase compacta, así como para el Kia Sorento en la clase de tamaño medio.

El nuevo “crossover” híbrido de Toyota, basado en la misma plataforma del Toyota Yaris, sale equipado con un sistema híbrido convencional. Lo mismo vale para la próxima generación del cupé SUV Honda HR-V, basado en el Jazz, y el Renault Arkana en versión cupé SUV.

El espacioso Highlander, el nuevo siete plazas de la gama SUV de Toyota, se comercializará como vehículo eléctrico híbrido sin enchufe. Solo el GV70 de la filial de Hyundai, Génesis, estará disponible por el momento con motores de combustión interna.

También hay un creciente número de furgonetas familiares que se lanzarán con propulsión eléctrica. Según anunciaron los fabricantes, el Renault Kangoo y la Mercedes Citan, ambos de idéntica construcción, así como la nueva variante para pasajeros de esta última, llamada Clase T, llegarán en 2021 en versión eléctrica, diésel y gasolina.

Incluso entre las variantes de carrocería más tradicionales hay importantes innovaciones con motor eléctrico: Opel Astra, Peugeot 308 y Citroën C5 estarán disponibles con depósito de gasolina o batería.

BMW lanzará el i4, puramente eléctrico. Con la segunda generación del Mirai, Toyota acerca la pila de combustible a la vida cotidiana. Y con el lujoso EQS, Mercedes está desplegando prácticamente toda una Clase S eléctrica.

Los sedanes clásicos, como la nueva generación del Mercedes Clase C y el DS9 del fabricante francés de automóviles de lujo, son casi una excepción.

Incluso el mundo de los coches deportivos hace tiempo que apuesta por el enchufe. Claro que hay modelos con motor de combustión: entre otros, el nuevo BMW M3/M4 o la reedición del Corvette de Chevrolet; Toyota, por su parte, comercializará un nuevo GT86 y Mercedes, finalmente, estrenará un flamante SL.

Sin embargo, nuevos deportivos, como el próximo Nissan Z o el segundo Subaru BRZ, ya no estarán disponibles en algunos mercados debido al balance de emisiones de CO2.

Y con estrenos como el Pinifarina Battista, el Ferrari SF 90 Spider, el Maserati MC20 y el McLaren Artura, la electrificación se abre camino también en el carril rápido.

En el segmento de los coches pequeños, las propulsiones eléctricas desempeñan todavía un papel subordinado, ya que los coches de esta clase son difíciles de financiar, incluso con subvenciones estatales.

Los estrenos al estilo del Dacia Sandero y de su variante rústica Stepway son, por lo tanto, bastante convencionales. Y ni siquiera el Skoda Fabia alcanza para más que un híbrido suave.

Así y todo: el Fiat 500 pasará a ser eléctrico al cambiar de generación, y con la denominación Spring Electric, Dacia lanzará en Europa el Renault K-ZE, fabricado en China.

Por Thomas Geiger (dpa)