Los mayores prefieren vivir en el campo en Alemania

Hiltensweiler,
Foto: Felix Kästle/dpa

Fráncfort, 11 abr (dpa) – Las personas mayores en Alemania valoran especialmente vivir rodeadas de mucho verde y gran tranquilidad, así como un buen acceso a atención médica y supermercados, según una encuesta reciente de la empresa de investigación de mercado YouGov.

Muchas personas mayores privilegian residir en el campo y no en la ciudad, reveló este sondeo entre 1.022 personas mayores de 60 años. Así, solamente una de cada cinco (22 por ciento) privilegia habitar directamente en la ciudad.

En tanto, para casi la mitad de los encuestados (46 por ciento) es relevante un entorno principalmente rural. Todos los participantes del sondeo viven en casas o apartamentos propios. La encuesta fue efectuada vía online entre el 9 y el 15 de marzo.

Entre su lista de preferencias, las personas mayores privilegian en este estudio encargado por el prestador de servicios financieros Deutsche Teilkauf caminos cortos a los supermercados y al médico (73 por ciento) y mucho verde (71 por ciento), seguido de buenos contactos con los vecinos (61 por ciento) y mucha tranquilidad (57 por ciento).

En cambio, las buenas conexiones de transporte público, que suelen estar a disposición en las ciudades o en zonas densamente pobladas, solamente son importantes para alrededor de un tercio de los encuestados (36 por ciento).

“Queda claro que las personas en edad de jubilarse no buscan demasiado la vida urbana”, comentó André Dölker, gerente de Deutsche Teilkauf. “Esto invierte la tendencia de vuelta al centro de la ciudad que hay desde hace algunos años”.

El hecho de que las personas mayores rara vez se sientan atraídas por la ciudad, al contrario de lo que ocurre con la migración interna, también lo demuestra un estudio realizado en 2019 por el Instituto de Economía Alemana (IW).

Este análisis reveló que las ciudades tienden a rejuvenecer, porque atraen a adultos jóvenes para estudiar, formarse o trabajar. Por el contrario, las regiones rurales envejecen. A resultados similares arribó también el instituto de investigación económica RWI en un estudio previo.

El sondeo detectó que la disposición a mudarse de muchas personas mayores es escasa. Así, alrededor de tres cuartas partes de los entrevistados (76 por ciento) definitivamente quieren quedarse viviendo en su propiedad. En tanto, el 15 por ciento privilegia la propiedad, pero también podría imaginarse alquilando.

El 91 por ciento de los sondeados señaló que vivirá todo lo posible en su propiedad. Y prácticamente ninguno (solo un tres por ciento) estaría dispuesto a vivir en un hogar de ancianos o residencia para mayores.

“Las personas mayores se sienten emocionalmente ligadas con la vivienda de su propiedad. La casa propia no es tanto una inversión, en todo caso el tema de la seguridad financiera es interesante”, apuntó el estudio.

Deutsche Teilkauf ofrece a los propietarios vender hasta el 50 por ciento de su vivienda a la empresa. A cambio, mediante un pago reciben un derecho vitalicio de usufructo de la propiedad. Así, las personas mayores pueden permanecer en sus propios hogares.

Este modelo resulta atractivo justamente para personas que, si bien cuentan con una propiedad, disponen de pocos ingresos por ejemplo para reparaciones, falta de liquidez o vacaciones.