Investigan en Alemania casos de trombosis venosa tras vacunación

Langen (Alemania), 10 abr (dpa) – En Alemania se conocen hasta ahora 42 casos de trombosis venosa sinusal tras la aplicación de la vacuna de Astrazeneca, según informó el Instituto Paul Ehrlich (PEI), el ente gubernamental a cargo de la aprobación de vacunas.

Hasta el 2 de abril se habían notificado 42 casos de la forma especial de trombosis venosa cerebral, muy poco frecuente, y en 23 casos también se había notificado trombocitopenia (falta de plaquetas en la sangre).

A excepción de siete casos, se trataba de mujeres de entre 20 y 63 años. Sin embargo, según el Instituto Robert Koch (RKI), ente gubernamental encargado del control de enfermedades infecciosas, las mujeres fueron vacunadas con más frecuencia que los hombres con el producto de Astrazeneca. Los hombres afectados tenían entre 24 y 58 años.

Ocho personas afectadas murieron, cinco mujeres y tres hombres, según informó el instituto responsable de la seguridad de las vacunas con sede en Langen. En el caso de las mujeres de entre 20 y 59 años, se han observado muchos más casos de los que cabría esperar entre la población en general. Mientras tanto, la vacuna solo se utiliza ahora en Alemania para personas de 60 años o más.

Según los datos, se notificaron siete casos de trombosis venosa sinusal tras la vacunación con el preparado de Biontech/Pfizer, tres mujeres de entre 34 y 81 años y cuatro hombres de entre 81 y 86 años. En ningún caso se informó de trombocitopenia. Sin embargo, teniendo en cuenta la cantidad de dosis vacunadas, el número de casos de estas trombosis notificados no es más alto que el habitualmente esperado.

El investigador Andreas Greinacher, de la Clínica Universitaria de Greifswald, sostiene que existe una relación entre la vacuna de Astrazeneca y las trombosis de las personas vacunadas con ella. En su opinión, actualmente hay pruebas claras de que en algunas personas existe una estrecha relación entre la vacuna y estas trombosis, según dijo en una rueda de prensa virtual el viernes por la noche.

Greinacher basó su conclusión en el número de casos y el patrón que se repite. A pesar de estas raras complicaciones defendió la vacunación: “No vacunarlos va a poner a mucha, mucha más gente en riesgo de sufrir complicaciones graves (por covid-19) que vacunarlos”, señaló.

El investigador responsabilizó por las trombosis a la aparición de ciertos anticuerpos. “En mi opinión, está absolutamente claro que existe una relación causal entre estos anticuerpos y estas complicaciones trombóticas”, dijo. Pero agregó que debe haber algo más que contribuya a la aparición de estos anticuerpos, ya que si fuera solo la vacuna, debería haber muchos más casos.

Según el investigador, dado el escaso número de casos, podría ser que las personas tuvieran algo en su cuerpo que las haga susceptibles de producir esos anticuerpos particulares. Pero todavía no está claro qué podría ser, dijo Greinacher, quien estudió junto con otros científicos muestras de sangre de individuos afectados. Los resultados fueron publicados en línea el viernes por el “New England Journal of Medicine”.

El PEI alertó que los médicos y demás profesionales de la salud deben estar atentos a los signos y síntomas de tromboembolismo y/o trombocitopenia. Las personas vacunadas deben buscar atención médica inmediata si presentan síntomas como dificultad para respirar, dolor en el pecho, hinchazón en las piernas o dolor abdominal persistente.

Lo mismo ocurre con los síntomas neurológicos, como el dolor de cabeza intenso o persistente, la visión borrosa o las hemorragias cutáneas puntuales, indicó el IPE, que agregó que no hay datos disponibles sobre el riesgo asociado a la segunda dosis de vacunación.

Hasta el 2 de abril se habían administrado en Alemania un total de 14,38 millones de vacunas, 2,95 de ellas de Astrazeneca. El PEI fue notificado de 407 muertes “en diferentes intervalos de tiempo después de la vacunación” en personas de entre 24 y 102 años. El intervalo había oscilado entre menos de una hora y 40 días.

En la gran mayoría de los casos de fallecimiento tras la vacunación había habido múltiples enfermedades previas, como cáncer y trastornos cardíacos, que presumiblemente fueron la causa de la muerte. En algunos casos sospechosos, se ha solicitado más información.