Economía alemana se estanca en último trimestre de 2020

Foto: Stefan Puchner/dpa

Wiesbaden (Alemania), 29 ene (dpa) – La economía alemana se estancó prácticamente en el cuarto trimestre de 2020 y creció un 0,1 por ciento respecto al trimestre anterior, informó hoy la Oficina Federal de Estadística (Destatis).

Los datos provisionales indican que el consumo interno se vio especialmente afectado por el confinamiento decretado por el Gobierno alemán, mientras que las exportaciones de productos y las inversiones en el sector de la construcción apuntalaron la coyuntura.

El rendimiento económico se contrajo en un 2,9 por ciento en términos desestacionalizados en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Los expertos en estadística confirmaron un descenso del 5,0 por ciento del producto bruto interno (PBI) para todo 2021. Alemania experimentó una caída mayor solo durante la crisis financiera mundial de 2009, cuando este valor disminuyó en un 5,7 por ciento.

La mayor economía de Europa se paralizó en marzo y abril del año pasado debido a las medidas para detener los contagios. Tras la recuperación registrada en los meses del verano boreal, en otoño se introdujeron nuevas restricciones para frenar la segunda ola de la pandemia.

Numerosos economistas predicen una recuperación en este año, pero es probable que la economía crezca a un ritmo más lento de lo que se esperaba debido al confinamiento, que ha sido extendido hata mediados de febrero.

El Gobierno alemán, por su parte, redujo recientemente sus previsiones económicas y espera un crecimiento de un 3,0 por ciento en 2021.

Las expectativas de las empresas germanas también se deterioraron considerablemente a comienzos de este año. En enero, el clima empresarial elaborado por el instituto Ifo, el indicador económico más importante del país, descendió en 2,1 puntos intermensuales y se ubicó en los 90,1 puntos.

También se deterioró la confianza de los consumidores, según una encuesta con vistas a febrero del instituto de investigación de mercado GfK.

“El cierre de los restaurantes y de gran parte del sector minorista a mediados de diciembre de 2020 afectó la propensión al consumo con la misma intensidad que durante el confinamiento en la primavera (boreal) del año pasado”, explicó el experto de la GfK Rolf Bürkl.

El consumo privado es uno de los pilares de la economía de Alemania.