Cambio en la dirección de regulador financiero alemán tras Wirecard

Berlín, 29 ene (dpa) – La dirección del organismo regulador financiero alemán Bafin sufrirá un cambio tras la salida de su presidente, Felix Hufeld, en el marco de una reorganización motivada por el escándalo en torno a la firma Wirecard, anunció hoy el Ministerio de Finanzas.

El proveedor de servicios de pago digital Wirecard, declarado insolvente y que cotizaba en el selectivo alemán Dax, admitió en junio un agujero de 1.900 millones de euros (2.248 millones de dólares) en sus cuentas.

Según el Ministerio a cargo de Olaf Scholz, del cual depende Bafin, el ente necesita una reorganización para cumplir con mayor eficacia su misión de supervisión financiera.

A su vez, el Ministerio comunicó que la semana que viene presentará los resultados de una investigación sobre el regulador.

“Quiero agradecer expresamente a Felix Hufeld su gran compromiso al frente del Bafin durante los últimos ocho años. Durante este tiempo, ha desempeñado un papel decisivo en la configuración y el avance de la supervisión de los servicios financieros en Alemania y Europa. Estamos combinando la reforma organizativa prevista de Bafin con un nuevo comienzo en términos de personal”, declaró Scholz.

Por su parte, Hufeld explicó: “He estado ocho años al frente del Bafin, seis de ellos como presidente. Ahora es el momento de abordar otras tareas, para las que solo deseo lo mejor a mi sucesor”.

Hufeld, de 59 años y abogado de profesión, había calificado de “vergüenza” lo ocurrido en torno a Wirecard y habló de la “situación más espantosa” en la que había visto a una corporación en la principal liga bursátil alemana.

Al mismo tiempo, el jefe del Bafin se mostró autocrítico con el papel de la supervisión: “No fuimos lo suficientemente eficaces para evitar que ocurra algo así”.

Hufeld descartó públicamente su dimisión en septiembre del año pasado, alegando que la entidad que dirigía tan solo era responsable de una parte del Grupo Wirecard, el Banco Wirecard.

“Naturalmente, también miramos muy de cerca a Wirecard como empresa”, declaró. “No estábamos ciegos en ese momento. Pero habíamos confiado en los procedimientos formalmente correctos durante demasiado tiempo”, añadió.

Sin embargo, el jefe del ente regulador admitió: “Con el conocimiento de hoy, hubiéramos llamado a la oficina del fiscal y dicho: ‘Arresten a este grupo de criminales'”.