Angela Merkel y autoridades regionales planean extender confinamiento

Berlín, 19 ene (dpa) – La canciller alemana, Angela Merkel, y los primeros ministros de los estados federados planean extender las restricciones impuestas por la lucha contra el coronavirus en su reunión de hoy.

Dicha ronda de conversaciones estaba prevista para celebrarse el 25 de enero, ya que las medidas actuales expirarán a final de mes.

Sin embargo, se decidió anticiparla por la aparición de nuevas variantes del virus, más contagiosas y algunas de las cuales ya han sido confirmadas en Alemania.

Las autoridades decretaron el cierre de escuelas, tiendas no esenciales, bares, restaurantes, y locales de ocio y cultura a través de una serie de medidas que se han ido endureciendo desde principios de noviembre hasta ahora.

Entre estas, también se encuentra la prohibición de que las personas se reúnan con más de una persona de otro hogar o núcleo familiar.

El portavoz del Gobierno, Steffen Seibert, explicó el lunes que existen señales de que la curva de infecciones se está aplanando, pero dijo que el número de nuevos casos era “todavía demasiado alto”.

Más de dos millones de personas se han contagiado con el coronavirus en Alemania hasta ahora, 47.622 de las cuales han muerto, según el Instituto Robert Koch (RKI), ente gubernamental encargado del control de enfermedades infecciosas.

De acuerdo con la misma fuente, el país germano registró 11.369 nuevos casos de coronavirus y 989 muertes relacionadas con covid-19 en las últimas 24 horas.

Merkel y los primeros ministros discutirán en la reunión de hoy, entre otros asuntos, la posibilidad de que se obligue a trabajar desde casa siempre que sea posible, así como la exigencia de llevar máscaras FFP2 en las tiendas y al usar el transporte público.

Previamente, el ministo de Salud, Jens Spahn, anunció que más de 34 millones de ciudadanos recibirán vales para recoger ese tipo de máscaras, de mayor protección, en las farmacias de todo el país.

Dicha exigencia en torno a las máscaras FFP2 empezó a ser implementada el lunes en el estado sureño de Bavaria.

Aunque se espera que las medidas se extiendan, las discusiones podrían ser bastante acaloradas en la reunión de hoy, dado que el número de casos ha ido disminuyendo y la presión sobre los hospitales se ha aliviado un poco.

El objetivo del Gobierno es reducir a menos de 50 el número de infecciones por cada 100.000 personas en un periodo de siete días, nivel de contagio en el que las autoridades sanitarias podrán nuevamente manejar el seguimiento de las cadenas de infección.

Según los datos del RKI, varios distritos, principalmente en el norte del país, ya cumplen ese requisito. Asimismo, el temido aumento de los casos de coronavirus después de Navidad y Año Nuevo no se llegó a materializar.

No obstante, el propio RKI alertó que en Alemania ya se han encontrado casos aislados de las variantes del virus más infecciosas, procedentes de Gran Bretaña y Sudáfrica. Según el presidente de la entidad, Lothar Wieler, se desconoce exactamente cuántos.

Sean cuales sean las medidas que Merkel y las autoridades pacten hoy, su implementación dependerá de las administraciones de los estados federados, lo que puede producir un mosaico de medidas no del todo uniformes a lo largo del país.

Por Rachel More (dpa)